El museo del Serrablo también conocido como Museo Ángel Orensanz y Artes del Serrablo, es un bonito centro cultural de Sabiñanigo que trae a la memoria la forma de vida de los antepasados de esta próspera región. El museo tiene un estilo único, no se trata de un sitio que solo almacena trastos viejos como se ha visto en otros museos etnológicos ¡no señor! el museo del serrablo es un lugar que parece tener vida gracias a que sus creadores han cuidado todo al detalle.

Esta maravillosa creación ha sido el fruto de un arduo trabajo desarrollado por la Asociación Amigos del Serrablo, el ayuntamiento y el escultor Ángel Orensanz, fueron ellos quienes realizaron las gestiones pertinentes para que en Sabiñanigo hubiera un museo etnológico de esta magnitud, y abriera sus puertas a partir de 1.979.

Para ubicar el museo del serrablo no se pudo escoger mejor estructura que la casa típica del siglo XIX conocida como casa batanero, una estructura que hizo parte de una donación del maestro Ángel Orensanz junto con algunas de sus obras a los Amigos del Serrablo. De esta forma y con ayuda del ayuntamiento, ellos se podían poner manos a la obra en la creación de un sitio que expusiera los recuerdos más bonitos de los antepasados de esta región.

Dentro del Museo del Serrablo de Sabiñanigo los visitantes van a encontrar mobiliarios enseres y herramientas, que cuentan el duro trabajo que debían realizar las personas de antaño para subsistir.

La visita al Museo de Sabiñanigo se debe empezar en el patio, allí se encuentran dos prensas, una para el vino y otra para la miel.También hay una herrería y un “roscadero”. Después del patio se pasa a la planta baja, allí se hará una visita al sitio más importante que tenían los hogares pirenaicos de la época, “la cocina”, este era un lugar de gran importancia para la familia porque era donde se reunían después de una jornada agotadora.

Después de visitar la cocina y ver todos los enseres que anteriormente se usaban, los visitantes pasan a conocer cómo era la típica alcoba de esa época, pero antes de llegar a ella hay que pasar primero por una especie de recibidor que está decorado con fotografías de la primera mitad del siglo XX. Junto a la alcoba están otros espacios en donde hay toda clase de juegos y juguetes que eran utilizados antiguamente por los más pequeños de la familia.

En la segunda planta del museo se encuentra un antiguo palomar, un espacio temático dedicado a uno de los personajes de ficción del museo “El cuarto de Pedrón”. Por este mismo lado, también se encuentran las obras del artista Ángel Orensanz y algunos elementos dedicados al folclore. Estos últimos eran los que comúnmente acompañaban las romerías más representativas del Serrablo.

El museo del Serrablo también es escenario de eventos como las beiladas, charlas-coloquios, conferencias y conciertos. Gracias a su gran acogida, se han abierto dos estancias completamente novedosas, una de ellas dedicada a la medicina tradicional y otra que expone los trajes del Serrablo. Este último espacio es bastante especial porque explica muy bien cuál ha sido el proceso para la obtención de la materia prima de los trajes y los instrumentos utilizados para su elaboración.

Esperamos que no te quedes con la curiosidad y te animes a visitar con tu familia este importante centro cultural en Sabiñanigo. Desde Casa Biescas estaremos encantados de ayudarte a preparar tu estancia.

Autor artículo: CasaBiescas.es

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies