A muy pocos kilometros de  Casa Biescas, en Gavín podemos encontrar un arco natural de roca. Es una excursión que se hace desde Piedrafita y que a continuación os vamos a explicar muy detalladamente para todos los curiosos que quieran verlo.

Cuando hablamos de arcos naturales, a todo el mundo se le pasa por la cabeza la imagen de un acantilado con forma de puente por donde discurre el agua cristalina. Pero, no hace falta irse a ningún paraíso para encontrarlos. Los arcos, formaciones resultado de la acción erosiva durante miles de años, están más cerca de lo que pensamos.  Aquí  mismo en el valle de Tena, podemos encontrar una de estas joyas de la naturaleza, en concreto subiendo al ibón de Piedrafita. Es un recorrido circular de casi 4 horas de duración, 2 de subida y 2 de bajada. Puede hacerse como excursión familiar, el tiempo es andando a un ritmo de paseo.  De las rutas de montaña más exigentes hablaremos en otro momento.
Para hacer este recorrido desde Gavín deberemos coger el coche dirección al pueblo de Piedrafita de Jaca que se encuentra a 15 kilómetros hacía el norte. Saliendo de Gavín hacia Biescas, cogeremos la A136 hacía Francia y poco después encontraremos el desvío para ir a Piedrafita. Una vez allí, deberemos dejar el coche en el parking de La Cuniacha, parque faunístico del que ya hemos hablado alguna vez y volveremos a hablar.

 

Para comenzar nuestro recorrido desde el parking, tenemos que encontrar una pista que nos lleva hasta el cruce del Barranco del Boj. Desde allí, cogeremos la margen izquierda y subiremos hasta el Ibon de Piedrafita, situado a los pies del macizo de peña telera. La pista hace giros muy largos, por lo que encontraremos atajos que nos será fácil coger. El tiempo estimado de llegada al ibón es de 1 hora. En caso de ir con niños pequeños también se puede llegar hasta aquí podemos hacer el circular del ibón que pueblicaremos más adelante. Para los adultos recomendamos seguir para ver el arco natural y a la vez el ibón mientras caminamos.

ibon de piedrafita
Aquí en el ibón, nada más llegar, encontraremos a la izquierda unos carteles que nos indican la dirección del macizo del Arco Natural. Seguiremos la indicación, pero hay que tener cuidado ya que hay terreno pedregoso marcado, y es fácil salirse de la senda. Si nos salimos, tenemos la opción de buscarla a ver si está paralela o  retroceder para encontrarla. Muchos pensarán que una vez que veamos el Arco Natural a lo lejos será fácil llegar, pero la verdad es que hasta que no estamos justo encima, no es fácil verlo. El paisaje de alrededor es pedregoso y se confunde. Cuando nos queramos dar cuenta, ya estaremos encima de él y no es que sea pequeño precisamente.
arco natural valle de tena

Para bajar, podríamos hacerlo por el mismo lugar, pero siempre es mejor ir por otro lado. Así podemos disfrutar de otra perspectiva del paisaje y de otras pistas. La senda del descenso está perfectamente marcada ya que pasa por al lado del vallado oeste de La Cuniacha. Quizás pueda parecer que se pierde la senda debido a la gran vegetación que nos vamos a encontrar, pero si seguimos unos postes que balizan la pista, dejando atrás el vallado de La Cuniacha, encontraremos la pista que nos devuelve al parking donde hemos aparcado el coche.  Para más información, os dejamos el enlace a wikiloc desde donde podéis seguir el recorrido sin ningún problema:
http://es.wikiloc.com/wikiloc/view.do?id=13199387
¡Esperamos que la disfrutéis!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies